Archivo de la etiqueta: solidaridad

42 x 18 Proyecto solidario

Hola a todos!, hoy queremos contaros un proyecto muy especial. Ya sabéis que en Athina nos gusta buscar proyectos en los que creer y que nos llenen, para, en la medida de lo que nosotros podamos, echar una mano.  Pues bien, en este caso se juntan dos de mis pasiones, el deporte y la posibilidad de aportar algo, aunque sea poco, para que alguien, a quien posiblemente nunca conozca pueda sonreír.  Además y por si estos ingredientes fueran pocos, corren personas que para mi son muy importantes, mi amiga Berta y mi compañero de aventuras, mi marido Iñigo.

Desde su club de triatlón, han organizado un bonito reto solidario que dará comienzo el próximo día 24 de septiembre. Consiste en hacer el camino de Santiago desde Francia, a golpe de maratón!!!, si, si cada uno de los integrantes del reto correrá sus 42km ininterrumpidamente, lo que significa que algunos correrán por la noche. Alguno estaréis pensando: ¿Y para qué?, no tienen nada mejor que hacer?, pues bien, todos los que correrán viven en Madrid, pero España es mucho más grande y por desgracia no todas las comunidades tienen los mismos medios médicos. Muchas veces, las familias que tienen a un pequeño con cáncer se tienen que trasladar aquí para que sus niños reciban los tratamientos adecuados y eso en un momento en el que tu mundo se para, por ver a tu hijo así, si además económicamente es un problema…. es aún más dramático.

Pues bien, todos estos deportistas ofrecen su reto a la fundación Aladina, van a correr sus 42 km para recaudar fondos que irán destinados a dicha fundación, para que puedan ayudar a esas familias que se tienen que desplazar para que sus peques sean tratados.

Una maratón, es mucha tela, no todo el mundo puede correr 42km, y menos sin apoyo logístico que te de agua, y alimentos en según qué punto kilométrico, ellos correrán solos, como mucho de dos en dos aunque todo el que les quiera acompañar será bienvenido. Pero lo que es seguro es que sus mochilas irán cargadas de agua, geles y mucha, mucha ilusión, cuando lleguen al muro del km35, seguro que nada les hace parar, solo de pensar lo que están haciendo por esos peques, porque, esto, por desgracia, nos puede pasar a cualquiera.

A estas alturas, quizás estés pensando cómo puedes colaborar. Pues es muy fácil, o bien comprando una de las camisetas que han hecho y te la llevas de recuerdo o aportando dinero a la cuenta corriente que viene en el enlace que a continuación os adjunto. Si puedes, aporta lo que quieras, aunque sea 1€, de uno en uno se va sumando y seguro que la fundación Aladina, da buen uso de cada céntimo. Nosotros en nombre de Athina también hemos hecho nuestra aportación.

Una vez más, los valores que nos aporta el deporte son aplicables a la vida, de ahí que para mi sea tan importante inculcárselo a los niños. Trabajo en equipo, esfuerzo, compañerismo, disciplina….

Gracias por leer este post y si puedes compártelo, cuanta más gente les ayude a recaudar, más sonrisas podrán regalar.

Os dejamos el enlace a la web del proyecto donde encontraréis el número de cuenta.

http://www.42×18.com/

 Ánimo chicos y a disfrutar del camino!!!!.

Carrera Liberty: Una meta para todos

Hace algunos meses os hablábamos de las diversas carreras que se llevan a cabo en distintas ciudades de España, muchas de ellas por la integración de distintos colectivos y otras para fomentar el deporte desde edades tempranas.

Recuerdo haberos comentado con emoción el ambiente de esas competiciones y también recuerdo que os hablé de mi debilidad. La carrera que desde hace cinco años, liberty seguros organiza por la integración. Con el lema “una meta para todos” recoge el maravilloso espíritu que se respira en esta competición.

Como cada año, fui con mis hijas. Madrugamos, aún sabiendo que hacía frio y desde que comenzamos a desayunar ya estábamos nerviosas, se vistieron en un momento y se pusieron sus bonitas camisetas con el dorsal que habíamos dejado preparado por la noche. “2020”, todos los pequeños llevaban el  mismo número en honor a la candidatura olímpica de Madrid 2020. Cuando nos aproximábamos a la calle Goya ya se sentía el ambiente y los nervios volvían a florecer, no eran por el resultado ni por ganar ni nada parecido, eran porque otro año más teníamos la suerte de poder estar ahí, para aplaudir y gritar a toda esa gente que estaba allí. Unos con sus discapacidades otros con sus niños iniciándoles en el deporte, incluso había bebes (pues existe la categoría de chupetines).

Cuando se estaban preparando los participantes de la carrera por la integración, me fije en tres pequeños que no hacían más que sonreír, todos juntos de la mano, me acerque y pregunte a una chica que estaba cerca de ellos si era su mamá, me dijo que sí, se llamaba Macarena quizás no hablamos más de un minuto pero me pareció un ejemplo de persona y de vida. Con cuatro hijos, dos de ellos con síndrome de down, allí estaba a las 10:30 de la mañana con una bonita sonrisa en la cara dispuesta para correr con todos sus hijos en las distintas categorías a las que pertenecían. Me quedo con una cosa que me dijo hablando de sus pequeños con síndrome de down: “cada día es un regalo, nunca pierden la sonrisa y eso convierte el tiempo en especial”. Los hermanos preparados para su competición

Si algún año podéis, no dejéis de apuntaros a esta carrera, primero porque con vuestra inscripción ayudáis a una buena causa y segundo porque es un regalo, que os haréis a vosotros mismos, ver en un acto tan popular como es una carrera de atletismo la máxima expresión de amor que podáis encontrar, lo convierte en inigualable. Amor a los hijos, a la familia, a los amigos, al deporte, a los desconocidos… incluso a los animales, me encantó un perro que iba con su peto de “voluntario” acompañando a una pequeña con deficiencia,
¡cómo la acompañaba al cruzar la meta!!. Por último una mención especial al pequeñín que entró en último lugar tirando de su andador sin parar un segundo a descansar, me emocione al verle entrar en meta con su manita en alto y ver cómo se miraban él y su padre para terminar fundiéndose en un abrazo. Espero con impaciencia la próxima edición de la  carrera liberty para volver a disfrutar como este domingo.

De esta preciosa experiencia os dejo esta reflexión: Las metas las ponemos nosotros. Si no nos dejamos vencer por el “no puedo”, existe una meta para todos, tan solo tenemos que buscar la nuestra.

Si estuviste allí, o quieres compartir con nosotros una experiencia, déjanos tus comentarios, ya sabes que estaremos encantados de leerte.

Athina crece: no sólo es moda, es un proyecto social

Hace seis meses, el sueño de una vida se convirtió en realidad: nació Athina y ¡nos hemos parado! Y sabes que la ilustradora australiana Sarah Kay ha sido una importante fuente de inspiración, y que amamos participar en proyectos sociales en favor de la infancia…

 

Pero hoy, queremos hacer una pausa y reflexionar contigo cómo ha sido este viaje y recordarte por qué estamos aquí. Nos encontramos con una serie de necesidades y de inquietudes, que queríamos atender  y cuidar. Así es el mundo en el que “nació” Athina, y esta es nuestra respuesta:

 

 

El mundo al que llegó Athina

Internet parece un medio impersonal, estático, frío, y algo distante de la condición humana; curiosamente, la explosión de la web 2.0 y las redes sociales la ha hecho más cálida y humana.

 

La solución “mágica” de Athina                                                

En Athina queremos aprovechar las posibilidades de socializar que ofrece Internet, y queremos que nuestra web, nuestro blog y nuestra página de Facebook sean un gran punto de encuentro con todos. Queremos acercarnos a ti, que sientas que tras la pantalla hay personas escuchando tus sugerencias y dando soluciones a tus necesidades: y esto es sólo posible gracias a la capacidad de comunicarnos nos ofrece la red.

Moda infantil con una causa: ¡Eso es Athina!
Moda infantil con una causa: ¡Eso es Athina!

 

 El mundo al que llegó Athina                

¿Es una época de crisis un buen momento para empezar un proyecto de moda? Lo cierto es que iniciar un proyecto de moda y textil en uno de los momentos más difíciles para el ciudadano medio es un reto complicado.

 

La solución “mágica” de Athina

Emprender siempre es una aventura, y ¡Athina es una aventurera! La moda no tiene por qué ser frívola, justo al contrario; tras la moda de Athina hay una serie de valores: es una forma de ver la infancia, que debería ser feliz, espontánea, disfrutar del contacto con la naturaleza, de la inocencia… Y en Athina creemos tanto en esto, que hemos dado un paso más, porque Athina no es sólo una tienda virtual, también es una iniciativa con un objetivo solidario.

 

 

El mundo al que llegó Athina

Una tienda virtual para vender ropa para niños… ¿Y el contacto personal, dónde queda?

 

La solución “mágica” de Athina                     

Para Athina, de la combinación de Internet y moda, surge un nuevo color: el papel social de cualquier empresa en un mundo cada vez más conectado. En Athina queremos democratizar la moda de calidad y hacerla accesible para todos, y en este proceso, humanizar la red, para incorporar a nuestros clientes y amigos en el proceso creativo continuo tras las colecciones y las actividades de Athina, que encajan en un proyecto de empresa con un claro propósito social.

 

 

El mundo al que llegó Athina

La moda, en estos tiempos de crisis, puede llegar a considerarse como un capricho, superfluo y no prioritario, un gasto, en ocasiones elevado, del que se puede prescindir.

 

La solución “mágica” de Athina                           

Para Athina, la moda es una forma de canalizar los buenos recuerdos que hemos tenido la fortuna de disfrutar muchos de nosotros cuando éramos niños, y que debemos luchar por construir en los niños que nos rodean, nuestros hijos, los hijos de nuestros amigos, y los niños a los que la vida no les ha dado las mejores cartas, pero que merecen más atención y cariño, si cabe. Por eso, queremos que tus compras contribuyan a mejorar la vida de pequeños menos afortunados; así, por cada compra que hagas, donaremos un porcentaje de los beneficios a una fundación que apoye a la infancia.

 

 

¿Tienes una idea genial par una prenda? ¡Pues participa en nuestro concurso moda 2.0!
¿Tienes una idea genial par una prenda? ¡Pues participa en nuestro concurso moda 2.0!

El mundo al que llegó Athina

Pero, la moda es una industria, en la que los clientes sólo son importantes en el momento de comprar. A veces, la moda está reñida con la comodidad, y no siempre la calidad es asequible.

 

La solución “mágica” de Athina                           

¡No para Athina! Para nosotros, la ropa infantil debe ser cómoda, fresca, versátil, de la mejor calidad, pero a precios muy competitivos. Somos creativos y nos sentimos afortunados de dedicarnos a crear tenencias y novedades porque, no nos olvidamos de las tendencias ni de la moda. Y es precisamente en el proceso de creación donde creemos que podemos involucrar a nuestros clientes, aproximarlos a un universo infantil, bucólico, relajado y alegre, al que cualquiera le gustaría volver por un segundo: por eso, te invitamos a dejar volar la imaginación, y a sumergirte en nuestras colecciones, enviándonos tus ideas de moda en dibujos, que puedes colgar en nuestra página de Facebook o hacernos llegar por e-mail; los diseños con más apoyo de los internautas se convertirá en una pieza de las próximas colecciones de Athina.

 

 

Para Athina, la calidad, el diseño y las tendencias; un servicio excelente; valores como la tolerancia, el respeto por la naturaleza y el esfuerzo, así como la identificación del proyecto a través de una serie de acciones sociales, son los factores que nos hacen diferentes. Athina  no es sólo una tienda de ropa infantil, es también un proyecto social. De esta forma, elegimos distintas iniciativas en las que las personas involucradas (niños, adultos, entidades) deben ser parte activa y no pasiva; Athina ha impulsado varias acciones de este estilo en sus pocos meses de vida, como el concurso puesto en marcha con la Fundación Aladina, en que los niños podían compartir dibujos y frases, que serán los motivos para un pañuelo Athina, cuyos beneficios en las ventas se destinarán a esta causa.

 

Por eso, no dejes de contarnos lo que te interesa, enviarnos tus sugerencias, y sugerirnos causas en las que colabores y en las que creas que Athina puede encajar: queremos que nuestro muro de Facebook, nuestro blog y nuestro buzón de e-mail (info@athina.es), sea un canal abierto para transmitirnos tus inquietudes: contactaremos contigo y estudiaremos cada propuesta.

 

Seguimos trabajando con pasión y compromiso por fabricar la ropa infantil más bonita y de mejor calidad, y por seguir trabajando en favor de los niños menos afortunados. Súmate a nuestro proyecto: envíanos tus ideas, tus comentarios y tu opinión dejando un comentario en el blog o visita en nuestro muro de Facebook.

Los pañuelos de los niños de Aladina: una tarde para sonreir

Por Helena Moreno

 

El pasado viernes 30 de marzo hicimos la entrega de los premios del concurso que desde Athina, con mucha ilusión, habíamos propuesto a la Fundación Aladina. Con estos premios, queríamos que los chicos que están pasando por una enfermedad tan grave como es el cáncer pudieran, a través del dibujo, expresar quiénes son y cómo se sienten. Además, como queríamos saber un poco más de ellos, les propusimos otro concurso simultáneo de frases, para lo cual les pedimos que nos escribiesen que les había enseñado esta enfermedad. Lo cierto es que estos niños nos pueden enseñar muchas cosas y tenemos que estar atentos para escuchar lo que nos quieren decir. Con estos objetivos en mente nos fuimos al Hospital del Niño Jesús a pasar un rato estupendo con ellos.

 

Este es uno de los dibujos participantes
Este es uno de los dibujos participantes

Al comienzo de la tarde algunos no habían llegado porque estaban en medio de sus tratamientos, algo nada apetecible pero desde luego muy necesario. Al fin y al cabo este es su día a día. Así que les esperamos hasta que fueron llegando. Total, ¿qué es el tiempo? Ellos nos estaban regalando el suyo, al final de la semana, cansados después de sus tratamientos y coincidiendo además con que era el día en que comenzaba la Semana Santa… y a pesar de todo ello, ahí estaban, llegando poco a poco, pero todos sin excepción con una gran ilusión y una enorme sonrisa. No se me ocurre mejor regalo que la ilusión y sonrisa de estos niños.

 

Tengo que deciros que para mí fue un día muy importante por varios motivos: el primero, por poder compartir con ellos una tarde de merienda, charla y consolas… y digo bien consolas porque creo que tenían todos los modelos!!!!; y el segundo, por poder comprobar de forma directa la ilusión con que habían recibido nuestra propuesta de que ellos fueran parte activa en la recaudación de fondos para mejorar su estancia hospitalaria. También he de decir que estaba muy nerviosa. No nos conocíamos y era un tema delicado, me preocupaba cómo enfocarlo, además hacía mucho tiempo que no pasaba por una planta oncológica…

 

Otro dibujo participante, ¡lleno de color!
Otro dibujo participante, ¡lleno de color!

Una vez que estuvieron todos, los miedos y nervios iniciales se disiparon. Nos pusimos a charlar sobre quién es Athina y qué hace. Les conté que somos algo más que una firma de ropa infantil, que apostamos por la intercomunicación entre empresa y cliente dando la oportunidad a cualquier persona de crear sus propios modelos y por otro, y que además colaboramos en distintos proyectos solidarios.

 

En este caso son ellos, los niños, los que por medio de sus dibujos y frases han aportado su granito de arena para realizar este proyecto. Cuando tengamos los pañuelos fabricados en tela, los pondremos a la venta, y con los beneficios que recaudemos, contribuiremos a las mejoras que próximamente se acometerán en el hospital 12 de Octubre, que es el próximo proyecto que Fundación Aladina está preparando. Un pañuelo es algo que todos usamos, cada uno para una cosa, desde taparse la cabeza por el sol, a lucirlos en el cuello, o ponérselo a nuestras mascotas, o a usarlos durante esta enfermedad. Cualquier persona puede adquirir un bonito pañuelo de vivos colores y ser parte activa de esta iniciativa.

 

Más color para los pañuelos solidarios de Athina
Más color para los pañuelos solidarios de Athina

Quiero terminar dando las gracias a todos los chicos y chicas por su tiempo, su esfuerzo, sus risas y por cómo nos han aceptado. Gracias por compartir con nosotros esa tarde. Ya sabéis que en Athina, tenéis un lugar donde contar todo lo que os resulte interesante, desde historias, chistes, anécdotas, proyectos que os gustaría que pusiésemos en marcha … todo lo que queráis. Sólo tenéis que escribirnos a info@athina.es, y nosotros os lo publicaremos. Gracias también a Valeria, por creer en nosotros como empresa, por su tiempo, dedicación y alegría que regala cada día a estos niños y gracias a la Fundación Aladina por aceptar nuestra propuesta y ayudarnos a llevarla a cabo.

 

 

¿Cual es tu pañuelo favorito? ¿Cómo lo habrías diseñado tu? Cuéntanos tu opinión dejando un comentario en el blog o visita en nuestro muro de Facebook.

 

Una imagen, miles de infancias

Los niños y la infancia siempre han sido un tema recurrente en el arte, la literatura y la fotografía, a lo largo de toda nuestra historia. Como símbolo de inocencia o pureza, como representación de seres celestiales o simplemente como parte de los paisajes costumbristas, los pequeños siempre han estado muy presentes en el imaginario colectivo. En la literatura, grandes libros han estado protagonizados por niños, o han tenido en la infancia una inagotable fuente de inspiración.

 

La fotografía artística y periodística también ha encontrado en la infancia un tema inagotable, que diversos fotógrafos han abordado desde diferentes puntos de vista: ternura y belleza, imágenes bucólicas e inocentes, enfoques didácticos o curiosos, pasando por la denuncia social y el enfoque más critico.

 

A propósito de la exposición Miradas de Ausencia de la fotógrafa española Belén Serrano, centrada en imágenes de niños invidentes de diferentes lugares del mundo, y que disfrutar en Madrid en la próxima primavera, queremos recordar y recomendar el trabajo de tres artistas de la cámara que se han acercado a la infancia desde perspectivas muy distintas pero igualmente interesantes.

 

 

Anne Geddes: jugando al disfraz más enternecedor

La fotógrafa de origen neozelandés Anne Geddes es posiblemente una de las mas conocidas retratistas infantiles. Su trabajo, reproducido millones de veces en libros, postales, material escolar, papelería, tarjetas, etc., es una combinación de sorpresa, creatividad e ingenuidad, en la que los pequeños (en general bebés de pocos meses) reproducen escenas, graciosas y muy simbólicas, de la naturaleza, la flora y la fauna, usando referentes muy familiares que sirven de tiernos disfraces para los bebés.

 

Naturaleza, fantasía y ternura son los elementos de las fotografías de Anne Geddes.
Naturaleza, fantasía y ternura son los elementos de las fotografías de Anne Geddes.

En otras ocasiones, juega con los tonos y los contrastes para mostrar la belleza y la fragilidad de una nueva vida. La gracia está en huir de la típica fotografía de niños  o bebés artificiosas y repetitivas, para recrear un mundo de fantasía y ternura asociado  con la infancia.

 

El proyecto más reciente en el que está trabajndo esta fotógrafa es retratar el embarazo desde el punto de vista de la femineidad y la sensualidad, y huyendo de tópicos maternales, para situar a la mujer como centro de la vida y como símbolo de fertilidad.

 

 

Sebastiao Salgado: la voz de la infancia desfavorecida

Uno de los artistas brasileños más reconocidos y más comprometidos con la lucha contra la pobreza y la marginación es Sebastiao Salgado, Premio Príncipe de Asturias de las artes en 1998.

 

Terra, la serie publicada en el libro homónimo, es una de las más célebres del fotógrafo brasileño.
Terra, la serie publicada en el libro homónimo, es una de las más célebres del fotógrafo brasileño.

Algunas de sus fotografías se han convertido en iconos mundiales, especialmente el precioso rostro de una niña, cuya mirada profunda y penetrante invita a la reflexión en la célebre portada del libro titulado Terra, publicado en 1977, y que relata en imágenes en blanco y negro, el infortunio de los “sin tierra”, los más de 25 millones de brasileños desposeídos de lo más elemental, condenados a la pobreza.

 

Salgado, a través de sus espectaculares fotografías en blanco y negro, da testimonio de las mayores tragedias de nuestro planeta, las más crónicas, como el hambre y la miseria, sin renunciar a la belleza del ser humano, y dejando que sean los niños los que, en muchos casos, ofrezcan la cara más dura y esperanzadora. Puedes disfrutar de su maravillosa obra en la web de su agencia, Amazonas Images.

 

La labor de Salgado en favor de la infancia es reconocida por UNICEF, con quien este autor brasileño ha colaborado durante años, desarrollando labores humanitarias no sólo con esta entidad, sino también con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), la Organización Mundial de la Salud (OMS), Médicos Sin Fronteras y Amnistía Internacional.

 

 

Steve McCurry: una historia tras unos ojos verdes

Algunas fotos guardan grandes historias detrás, muy vinculadas a la azarosa vida de quien hace la foto, marcada por guerras y desastres humanitarios, y por sus protagonistas, capaces de transmitir el peso de sus preocupaciones y el color de sus sueños. Steve McCurry, fotoperiodista norteamericano vinculado a National Geographic, ha sido testigo de lo peor del ser humano en algunos de los conflictos bélicos más cruentos, como la guerra soviética de Afganistán,  Irán, Iraq, Beirut, Camboya, Filipinas, la guerra del Golfo, y la más reciente guerra afgana.

 

Considerada como la fotografía más célebre de NatGeo, La Niña Afgana, de SteveMcCurry es un símbolo del drama de la guerra.
Considerada como la fotografía más célebre de NatGeo, La Niña Afgana, de SteveMcCurry es un símbolo del drama de la guerra.

Precisamente, en el conflicto soviético-afgano, McCurry hizo su foto más célebre, La Niña Afgana, considerada por National Geographic como “la foto más reconocida” de la historia de la revista, y fue además, objeto de un documental estrenado en 2003, cuando se entrevistó a la protagonista de la foto, 15 años después.

 

McCurry no se describe como fotógrafo de guerra, sino como retratista de la realidad humana, en la que los niños tienen un papel fundamental, que induce al espectador a mirar más allá de la imagen y a analizar las consecuencias de los dramas humanos en las vidas cotidianas. Son célebres sus fotos de niños, el eslabón más debil de los conflictos, que simbolizan los dificultades que toda una sociedad sufre ante un conflicto bélico.

 

 

Estos son algunos de los fotógrafos que han marcado una época, y que han creado auténticos símbolos de la infancia, desde los más dulces y afables, hasta  los más intensos y comprometidos.

 

¿Conoces algún otro fotógrafo de niños cuyo trabajo te resulte especialmente conmovedor o especial? Si es así, déjanos un comentario o visita nuestra página de Facebook!