Archivo de la etiqueta: infancia

Athina crece: no sólo es moda, es un proyecto social

Hace seis meses, el sueño de una vida se convirtió en realidad: nació Athina y ¡nos hemos parado! Y sabes que la ilustradora australiana Sarah Kay ha sido una importante fuente de inspiración, y que amamos participar en proyectos sociales en favor de la infancia…

 

Pero hoy, queremos hacer una pausa y reflexionar contigo cómo ha sido este viaje y recordarte por qué estamos aquí. Nos encontramos con una serie de necesidades y de inquietudes, que queríamos atender  y cuidar. Así es el mundo en el que “nació” Athina, y esta es nuestra respuesta:

 

 

El mundo al que llegó Athina

Internet parece un medio impersonal, estático, frío, y algo distante de la condición humana; curiosamente, la explosión de la web 2.0 y las redes sociales la ha hecho más cálida y humana.

 

La solución “mágica” de Athina                                                

En Athina queremos aprovechar las posibilidades de socializar que ofrece Internet, y queremos que nuestra web, nuestro blog y nuestra página de Facebook sean un gran punto de encuentro con todos. Queremos acercarnos a ti, que sientas que tras la pantalla hay personas escuchando tus sugerencias y dando soluciones a tus necesidades: y esto es sólo posible gracias a la capacidad de comunicarnos nos ofrece la red.

Moda infantil con una causa: ¡Eso es Athina!
Moda infantil con una causa: ¡Eso es Athina!

 

 El mundo al que llegó Athina                

¿Es una época de crisis un buen momento para empezar un proyecto de moda? Lo cierto es que iniciar un proyecto de moda y textil en uno de los momentos más difíciles para el ciudadano medio es un reto complicado.

 

La solución “mágica” de Athina

Emprender siempre es una aventura, y ¡Athina es una aventurera! La moda no tiene por qué ser frívola, justo al contrario; tras la moda de Athina hay una serie de valores: es una forma de ver la infancia, que debería ser feliz, espontánea, disfrutar del contacto con la naturaleza, de la inocencia… Y en Athina creemos tanto en esto, que hemos dado un paso más, porque Athina no es sólo una tienda virtual, también es una iniciativa con un objetivo solidario.

 

 

El mundo al que llegó Athina

Una tienda virtual para vender ropa para niños… ¿Y el contacto personal, dónde queda?

 

La solución “mágica” de Athina                     

Para Athina, de la combinación de Internet y moda, surge un nuevo color: el papel social de cualquier empresa en un mundo cada vez más conectado. En Athina queremos democratizar la moda de calidad y hacerla accesible para todos, y en este proceso, humanizar la red, para incorporar a nuestros clientes y amigos en el proceso creativo continuo tras las colecciones y las actividades de Athina, que encajan en un proyecto de empresa con un claro propósito social.

 

 

El mundo al que llegó Athina

La moda, en estos tiempos de crisis, puede llegar a considerarse como un capricho, superfluo y no prioritario, un gasto, en ocasiones elevado, del que se puede prescindir.

 

La solución “mágica” de Athina                           

Para Athina, la moda es una forma de canalizar los buenos recuerdos que hemos tenido la fortuna de disfrutar muchos de nosotros cuando éramos niños, y que debemos luchar por construir en los niños que nos rodean, nuestros hijos, los hijos de nuestros amigos, y los niños a los que la vida no les ha dado las mejores cartas, pero que merecen más atención y cariño, si cabe. Por eso, queremos que tus compras contribuyan a mejorar la vida de pequeños menos afortunados; así, por cada compra que hagas, donaremos un porcentaje de los beneficios a una fundación que apoye a la infancia.

 

 

¿Tienes una idea genial par una prenda? ¡Pues participa en nuestro concurso moda 2.0!
¿Tienes una idea genial par una prenda? ¡Pues participa en nuestro concurso moda 2.0!

El mundo al que llegó Athina

Pero, la moda es una industria, en la que los clientes sólo son importantes en el momento de comprar. A veces, la moda está reñida con la comodidad, y no siempre la calidad es asequible.

 

La solución “mágica” de Athina                           

¡No para Athina! Para nosotros, la ropa infantil debe ser cómoda, fresca, versátil, de la mejor calidad, pero a precios muy competitivos. Somos creativos y nos sentimos afortunados de dedicarnos a crear tenencias y novedades porque, no nos olvidamos de las tendencias ni de la moda. Y es precisamente en el proceso de creación donde creemos que podemos involucrar a nuestros clientes, aproximarlos a un universo infantil, bucólico, relajado y alegre, al que cualquiera le gustaría volver por un segundo: por eso, te invitamos a dejar volar la imaginación, y a sumergirte en nuestras colecciones, enviándonos tus ideas de moda en dibujos, que puedes colgar en nuestra página de Facebook o hacernos llegar por e-mail; los diseños con más apoyo de los internautas se convertirá en una pieza de las próximas colecciones de Athina.

 

 

Para Athina, la calidad, el diseño y las tendencias; un servicio excelente; valores como la tolerancia, el respeto por la naturaleza y el esfuerzo, así como la identificación del proyecto a través de una serie de acciones sociales, son los factores que nos hacen diferentes. Athina  no es sólo una tienda de ropa infantil, es también un proyecto social. De esta forma, elegimos distintas iniciativas en las que las personas involucradas (niños, adultos, entidades) deben ser parte activa y no pasiva; Athina ha impulsado varias acciones de este estilo en sus pocos meses de vida, como el concurso puesto en marcha con la Fundación Aladina, en que los niños podían compartir dibujos y frases, que serán los motivos para un pañuelo Athina, cuyos beneficios en las ventas se destinarán a esta causa.

 

Por eso, no dejes de contarnos lo que te interesa, enviarnos tus sugerencias, y sugerirnos causas en las que colabores y en las que creas que Athina puede encajar: queremos que nuestro muro de Facebook, nuestro blog y nuestro buzón de e-mail (info@athina.es), sea un canal abierto para transmitirnos tus inquietudes: contactaremos contigo y estudiaremos cada propuesta.

 

Seguimos trabajando con pasión y compromiso por fabricar la ropa infantil más bonita y de mejor calidad, y por seguir trabajando en favor de los niños menos afortunados. Súmate a nuestro proyecto: envíanos tus ideas, tus comentarios y tu opinión dejando un comentario en el blog o visita en nuestro muro de Facebook.

La fuerza de las palabras: cómo hablar a los niños

Por Helena Moreno

 

Días atrás, tuve la suerte de sentarme ante un programa de TV y encontrar razones para creer. ¡Un mensaje positivo entre tantas malas noticias y preocupaciones! No he podido resistirme a compartirlo porque creo firmemente el el poder de las palabras, en la magia del lenguaje para sacar lo mejor de los niños.

 

 

Pablo Motos dedicó el monólogo con el que abre su programa “El Hormiguero 3.0”, a analizar cómo las palabras pueden definirnos para bien o para mal. El conocido presentador insistió en la importancia de medir el lenguaje que usamos ante nuestros hijos. Con nuestras palabras podemos darles alas o destruir sus sueños. ¿Eras consciente de cuanto poder reside en unas pocas letras y sonidos?

 

 

Más vídeos en Antena3

 

 

Fue realmente emocionante escuchar la historia de Amiee Mullins, una modelo y atleta laureada y reconocida por sus logros, que perdió las piernas por una enfermedad poco común, y que se resiste a encajar en la definición que los diccionarios dan de la discapacidad (lisiado, inútil, inmovilizado, mutilado, senil, enfermo y débil). Mullins no se ha rendido a los adjetivos, y se ha convertido en oradora motivacional, ha modelado, ha competido en los Juegos Paralímpicos, ha actuado en varias películas… y no para. Ella no se creyó las palabras que le querían cortar las alas, así que se construyó las suyas.

 

 

Pero, durante la infancia, las palabras pueden tener consecuencias: un pequeño no tiene tantos recursos como la adulta Amiee para luchar contra las categorías y los conceptos que impone la sociedad. Cuando eres niño, las palabras pueden marcar tu presente y grabarse a fuego en tu alma: las palabras definen su futuro, porque en la convicción de una frase de ánimo, de una palabra de aliento, de un adjetivo cariñoso, y en la forma en que describimos la realidad , las cualidades y los retos de los niños, estamos delimitando su capacidad para asumir los fracasos, gestionar los éxitos y aprovechar sus potencialidades de forma equilibrada, positiva y útil para su crecimiento personal durante su infancia, adolescencia y durante toda su vida.

 

 

Los niños construyen su autoestima en base a la imagen que nosotros, con nuestras palabras, dibujamos de ellos. Los pequeños no se cuestionan nuestras apreciaciones sobre ellos, confían en nuestro criterio, y se sienten protegidos por nosotros: convertir esa confianza en nosotros, en confianza en sí mismos es el objetivo que no podemos perder de vista.

 

Refuerza sus logros, dales responsabilidades y establece límites claros, déjales participar en actividades acordes con su edad y resolver sus propios problemas, haz criticas constructivas y evita el lenguaje negativo, los insultos o expresiones negativas: así les darás a tus hijos las herramientas para valorarse y quererse, y para poner su voluntad en conseguir lo que desean.

 

Esperemos lo máximo de nuestros hijos. Esto no significa exigir indiscriminadamente que sean perfectos, sino hacerles sentir que lo son, estimularles, y dejar que encuentren, con nuestra orientación, el camino hacia el éxito. Pablo Motos pide a los padres, profesores, tutores y familiares que “no aplastemos el espíritu” de los niños, porque en nuestras palabras está la llave para darles el poder de construir una vida en positivo, o cerrar la puerta hacia una vida feliz y plena.

 

 

Porque amamos las palabras, nos encanta escuchar tu opinión: puedes dejarnos un mensaje o un comentario en el blog o en nuestro muro de Facebook.

 

Una imagen, miles de infancias

Los niños y la infancia siempre han sido un tema recurrente en el arte, la literatura y la fotografía, a lo largo de toda nuestra historia. Como símbolo de inocencia o pureza, como representación de seres celestiales o simplemente como parte de los paisajes costumbristas, los pequeños siempre han estado muy presentes en el imaginario colectivo. En la literatura, grandes libros han estado protagonizados por niños, o han tenido en la infancia una inagotable fuente de inspiración.

 

La fotografía artística y periodística también ha encontrado en la infancia un tema inagotable, que diversos fotógrafos han abordado desde diferentes puntos de vista: ternura y belleza, imágenes bucólicas e inocentes, enfoques didácticos o curiosos, pasando por la denuncia social y el enfoque más critico.

 

A propósito de la exposición Miradas de Ausencia de la fotógrafa española Belén Serrano, centrada en imágenes de niños invidentes de diferentes lugares del mundo, y que disfrutar en Madrid en la próxima primavera, queremos recordar y recomendar el trabajo de tres artistas de la cámara que se han acercado a la infancia desde perspectivas muy distintas pero igualmente interesantes.

 

 

Anne Geddes: jugando al disfraz más enternecedor

La fotógrafa de origen neozelandés Anne Geddes es posiblemente una de las mas conocidas retratistas infantiles. Su trabajo, reproducido millones de veces en libros, postales, material escolar, papelería, tarjetas, etc., es una combinación de sorpresa, creatividad e ingenuidad, en la que los pequeños (en general bebés de pocos meses) reproducen escenas, graciosas y muy simbólicas, de la naturaleza, la flora y la fauna, usando referentes muy familiares que sirven de tiernos disfraces para los bebés.

 

Naturaleza, fantasía y ternura son los elementos de las fotografías de Anne Geddes.
Naturaleza, fantasía y ternura son los elementos de las fotografías de Anne Geddes.

En otras ocasiones, juega con los tonos y los contrastes para mostrar la belleza y la fragilidad de una nueva vida. La gracia está en huir de la típica fotografía de niños  o bebés artificiosas y repetitivas, para recrear un mundo de fantasía y ternura asociado  con la infancia.

 

El proyecto más reciente en el que está trabajndo esta fotógrafa es retratar el embarazo desde el punto de vista de la femineidad y la sensualidad, y huyendo de tópicos maternales, para situar a la mujer como centro de la vida y como símbolo de fertilidad.

 

 

Sebastiao Salgado: la voz de la infancia desfavorecida

Uno de los artistas brasileños más reconocidos y más comprometidos con la lucha contra la pobreza y la marginación es Sebastiao Salgado, Premio Príncipe de Asturias de las artes en 1998.

 

Terra, la serie publicada en el libro homónimo, es una de las más célebres del fotógrafo brasileño.
Terra, la serie publicada en el libro homónimo, es una de las más célebres del fotógrafo brasileño.

Algunas de sus fotografías se han convertido en iconos mundiales, especialmente el precioso rostro de una niña, cuya mirada profunda y penetrante invita a la reflexión en la célebre portada del libro titulado Terra, publicado en 1977, y que relata en imágenes en blanco y negro, el infortunio de los “sin tierra”, los más de 25 millones de brasileños desposeídos de lo más elemental, condenados a la pobreza.

 

Salgado, a través de sus espectaculares fotografías en blanco y negro, da testimonio de las mayores tragedias de nuestro planeta, las más crónicas, como el hambre y la miseria, sin renunciar a la belleza del ser humano, y dejando que sean los niños los que, en muchos casos, ofrezcan la cara más dura y esperanzadora. Puedes disfrutar de su maravillosa obra en la web de su agencia, Amazonas Images.

 

La labor de Salgado en favor de la infancia es reconocida por UNICEF, con quien este autor brasileño ha colaborado durante años, desarrollando labores humanitarias no sólo con esta entidad, sino también con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), la Organización Mundial de la Salud (OMS), Médicos Sin Fronteras y Amnistía Internacional.

 

 

Steve McCurry: una historia tras unos ojos verdes

Algunas fotos guardan grandes historias detrás, muy vinculadas a la azarosa vida de quien hace la foto, marcada por guerras y desastres humanitarios, y por sus protagonistas, capaces de transmitir el peso de sus preocupaciones y el color de sus sueños. Steve McCurry, fotoperiodista norteamericano vinculado a National Geographic, ha sido testigo de lo peor del ser humano en algunos de los conflictos bélicos más cruentos, como la guerra soviética de Afganistán,  Irán, Iraq, Beirut, Camboya, Filipinas, la guerra del Golfo, y la más reciente guerra afgana.

 

Considerada como la fotografía más célebre de NatGeo, La Niña Afgana, de SteveMcCurry es un símbolo del drama de la guerra.
Considerada como la fotografía más célebre de NatGeo, La Niña Afgana, de SteveMcCurry es un símbolo del drama de la guerra.

Precisamente, en el conflicto soviético-afgano, McCurry hizo su foto más célebre, La Niña Afgana, considerada por National Geographic como “la foto más reconocida” de la historia de la revista, y fue además, objeto de un documental estrenado en 2003, cuando se entrevistó a la protagonista de la foto, 15 años después.

 

McCurry no se describe como fotógrafo de guerra, sino como retratista de la realidad humana, en la que los niños tienen un papel fundamental, que induce al espectador a mirar más allá de la imagen y a analizar las consecuencias de los dramas humanos en las vidas cotidianas. Son célebres sus fotos de niños, el eslabón más debil de los conflictos, que simbolizan los dificultades que toda una sociedad sufre ante un conflicto bélico.

 

 

Estos son algunos de los fotógrafos que han marcado una época, y que han creado auténticos símbolos de la infancia, desde los más dulces y afables, hasta  los más intensos y comprometidos.

 

¿Conoces algún otro fotógrafo de niños cuyo trabajo te resulte especialmente conmovedor o especial? Si es así, déjanos un comentario o visita nuestra página de Facebook!

La felicidad de los niños: el amor y el contacto

La semana pasada, tuvimos la suerte de asistir a una de las inspiradoras conferencias de Emilio Duró, consultor y coach, especializado en el estudio de la felicidad y el optimismo como motor vital.  La conferencia se celebró en Fiturtech, el foro de tecnologías y turismo de la Fitur.

Muchas son las lecciones que podemos extraer de su discurso, que gira en torno a la influencia positiva del optimismo, la alegría y la pasión en nuestra vida personal y profesional. Duró ha ofrecido muchas ponencias, muchas de ellas se pueden ver en diversas páginas web, pero parte de su mensaje tiene una gran repercusión en la forma en la que educamos a nuestros hijos y en cómo podemos predisponerles a un futuro de equilibrio emocional más sano y productivo.

“Los que triunfan son los optimistas”

Emilio Duró hizo esta contundente afirmación durante su intervención en Fiturtech, y tras preguntar al auditorio, afirmó que “el  50% no es optimista, mucho se creen que tienen una actitud positiva  y realmente no es así”.  Duró recomendó a los asistentes “rodearse de gente positiva, y gestionar la negatividad”, para evitar que nos afecte negativamente.

Además, para Duró, hay que aprender a sacar provecho de la adversidad, aprender lecciones útiles, pero afirmó que el sufrimiento “no ayuda a aprender”, más bien, las experiencias positivas evocan sentimientos positivos que refuerzan lo aprendido. Abogó también por dedicar más tiempo a la gente “normal, positiva y que se esfuerza” que a las personas conflictiva que, lamentablemente monopolizan la atención de sus superiores, profesores, familiares y amigos, en detrimento de quienes tienen una actitud más amable.

La felicidad: ¿se nace o se hace?

Para este célebre intelectual, los seres humanos estamos acostumbrados a dar el 100% de nuestra energía para entablar una relación y, una vez obtenida, la descuidamos. Con nuestros hijos sucede algo similar: la vorágine de la vida, los deberes profesionales y personales, los compromisos y las ocupaciones nos restan tiempo de calidad con nuestras familias, y en ese proceso, nos perdemos el desarrollo físico y emocional de nuestros hijos. De alguna manera, desconectamos de estas emociones y relaciones que, a la larga, se diluyen y son difíciles de reconstruir. Y la felicidad reside en el equilibrio, y sin el amor de los tuyos, es imposible alcanzarlo.

Emilio Duró hizo una brillante presentación centrada en la emoción, la pasión y la felicidad. Imagen en Sukiweb.net
Emilio Duró hizo una brillante presentación centrada en la emoción, la pasión y la felicidad. Imagen en Sukiweb.net

Para los niños, el contacto físico y la atención son muy importantes, no sólo para establecer los lazos afectivos con su entorno, sino para “conectarse al mundo”, y encontrar ese equilibrio. Por eso, para Duró “ser alegre no es un conocimiento, es una actitud” que depende de varios factores genéticos (hereditarios) y, sobre todo, del aprendizaje emocional. Si los pequeños crecen en un ambiente sombrío, opresivo y triste, tendrán una tendencia hacia el pesimismo; pero si los niños están en contacto con un entorno expansivo, feliz y positivo, les estamos inculcando la capacidad de sobreponerse a las dificultades y de enfrentar la vida con la mejor actitud.

Emilio Duró insistió en la necesidad de “aceptar nuestras limitaciones y entender las ajenas, lo que nos permite motivar mejor” a quienes nos rodean.  No se trata de no exigir esfuerzo y superación a nuestros hijos, sino entender cuáles son sus capacidades y pedirles que se superen a sí mismo, no que superen a los demás.

Duró también cree que debemos ser conscientes de que todos somos distintos, y entender estas diferencias es la llave que abre la puerta de nuestro potencial; si nuestro cerebro es “derecho” seremos activos, apasionados, irreflexivos y aventureros, mientras que los “izquierdos” son poseedores de personalidades más estructuradas y matemáticas. Entender estas particularidades, y ser capaz de observarlas en los más pequeños nos ayudará a encontrar las herramientas para estimularles  y para ayudarles a superarse.

“El mundo es joven”, afirmó Duró, quien expresó su admiración por la inagotable capacidad de aprendizaje de los niños, que construyen toda su estructura emocional y la capacidad de expresar sanamente sus sentimientos y emociones en la primera infancia (hasta los seis años). Por eso, subrayó que en este momento de la vida de los más pequeños  “el contacto es necesario”, y ser partícipes de sus experiencias, tropiezos y aciertos nos permitirá construir las relaciones personales que determinarán su comportamiento en el futuro.

Para Duró, la felicidad es producto de la combinación de una vida y alimentación saludables, de actividades deportivas y descanso, de ocio y aprendizaje constantes, con una rica vida emocional y con un referente espiritual que mantenga el hilo con el alma. “Nadie dedica toda su vida a un mismo trabajo, hay que cambiar e innovar para ser feliz”, afirmó Duró, que recordó que dedicar toda la energía al trabajo y descuidar la familia es la mayor fuente de infelicidad, para uno mismo a para su familia.

Duró cree que “para tener las cosas hay que quererlas, hay que invertir amor en ellas”; por eso, debemos dedicar atención y amor a criar a nuestros hijos, transmitiéndoles buenos sentimientos y optimismo, ya que “las emociones se contagian” y es mejor compartir buenas energías.

Finalmente, Duró compartió un pensamiento que no sólo se aplica a los adultos, sino también a los pequeños: hay que encontrar un sentido a la vida, y eso es lo que nos impulsa a vivir, por eso, debemos procurar que los niños no pierdan su capacidad de soñar, porque los sueños alimentan las ilusiones y son factores claves para conseguir la felicidad que les convertirá en triunfadores.

Os dejamos uno de los numerosos videos, disponibles en YouTube, en los que Emilio Duró diserta sobre la felicidad; disfrutadlo!