Archivo de la etiqueta: alimentación

Athina te propone planes (y looks) para Semana Santa

Las vacaciones de Semana Santa son una oportunidad de pasar más tiempo con tus hijos, pero podéis dedicar ese tiempo también a hacer actividades de ocio que también aporten valores y conocimientos útiles para los niños. Y además, ¡pueden ir muy guapos si les vistes con prendas de la nueva Colección Primavera-Verano de 2012 de Athina!

 

Hemos encontrado planes originales, didácticos y muy apetecibles para estas mini-vacaciones. ¿Quieres echar un vistazo?

 

 

Cocinando y aprendiendo

Los cursos de cocina son una buena forma de acercar a los niños a los alimentos y de enseñarles a ser más autónomos
Los cursos de cocina son una buena forma de acercar a los niños a los alimentos y de enseñarles a ser más autónomos

Ya sabes que en Athina nos encanta cocinar, proponerte recetas y actividades para que los niños se involucre con la alimentación y la preparación de los platos que luego disfrutarán. Un buen plan de Semana Santa es hacer un curso de cocina, en el que podrán participar sólo los niños, o al que pueden sumarse los padres.

 

En Madrid, tienes la opción de preparar un taller de cocina en una fiesta de cumpleaños o inscribir a los niños en un curso especial de repostería de The Muffin Store. Si estás en Barcelona, el espectacular Mercado de La Boquería organizar cursos de fin de semana pensados para que los niños (y también los adolescentes) descubran lo que comen, siguiendo una receta paso a paso, con la ayuda de los monitores, y aprendiendo aspectos interesantes de la historia de los alimentos y sus variedades.

 

Como para cocinar es fundamental llevar ropa sencilla y cómoda, el vestido de tirantes de flores naranjas de nuestra colección estival es perfecto para las niñas; y los chicos pueden combinar el pantalón corto de pinzas beige, con la camisa con tapeta de cuadros azules… si se machan, ¡no se notará!

 

 

Duerme en el circo, en la selva, o debajo del mar

Si tu familia y tú queréis iros fuera de la ciudad a disfrutar del mar y el buen tiempo, nada mejor que reservar en un hotel “family friendly, es decir, pensado para que los padres disfruten y descasen, mientras los niños disponen de múltiples opciones  de entretenimiento pensadas para ellos.

 

Por ejemplo, en el Hotel Oasis Islantilla, situado en primera línea de playa de Islantilla en la Costa de la Luz (Huelva), podrás reserva habitaciones temáticas para los más pequeños, que se comunican con la habitación para adultos: tu pareja y tu tendréis momentos de sosiego y tranquilidad, mientras que los niños duermen en el espacio exterior, bajo la carpa de un circo, en un arrecife e coral rodeado de peces, o en una selva… Las habitaciones infantiles están adaptadas a las necesidades de los críos, e incluyen juguetes y otros amenities a los que no podrán resistirse.

 

La playa es sinónimo de buena temperatura, mar y arena…. un look fresco, como el que propone Athina, combinando la camisa Bora Bora con el pantalón bombacho es perfecto para disfrutar de la Costa de la Luz… ¡sin contar con los bañadores Athina que próximamente presentaremos en nuestra web!

 

 

Campamentos Faunia: Parle vous Français? Do you speak English?

Juegos e idiomas, el plan de Faunia para Semana Santa.
Juegos e idiomas, el plan de Faunia para Semana Santa.

Las vacaciones también pueden ser un momento perfecto para aprender, en un contexto más relajado y divertido. Los Campamentos Faunia de Semana Santa son opción educativa, que combina el atractivo del parque Faunia de Madrid, y una serie de actividades como juegos, gimkanas y talleres adaptados a cada grupo de edad, de 3 a 13 años, que les ayudará a reforzar sus conocimientos de inglés y francés. Tienes la opción de inscribir a tus hijos toda la Semana Santa (del 2 al 4 de abril), o sólo algunos días, y puedes elegir entre los campamenos en francés, o en inglés.

 

Para correr, saltar y disfrutar de Faunia, te recomendamos un look casual, sport, pero con mucho estilo: para las niñas, los shorts con pliegues de colores atrevidos, con la camisa China de mariposas; y para los niños, el pantalón Ibiza azul con una fresca camisa blanca de cuello Mao. Jugar y aprender será ¡coser y cantar!

 


Una escapada a Cataluña: un museo para niños y un trozo de “mona”

Las tradiciones de Semana Santa en España son tan variadas como su cultura y sus pueblos. La Semana Santa andaluza es quizás la más célebre, pero hay otras “semanas santas” especiales y distintas en España. Si tu familia decide visitar Cataluña en estos días de asueto, os recomendamos que visitéis el pintoresco pueblo de Figueres, lugar de nacimiento del pintor surrealista Salvador Dalí, en donde además está situado su museo.

Mariquita Perez es una de las "estrellas" del Museo del Juguete de Figueres.
Mariquita Perez es una de las "estrellas" del Museo del Juguete de Figueres.

 

Pero, si quieres que tus hijos corran hacia el museo en vez de poner malas caras ante un plan cultural, 

 

 

 

Museo del Juguete, en el que podréis visitar y  repasar el pasado, presente y futuro de los juegos y de los juguetes en  la historia de la humanidad, y su relación con la naturaleza, las ciencias, y la estética de cada época: muñecas, mecanos, tebeos, cartas, juegos de construcción, ositos de peluche, son algunos de los objetos que podréis ver en este museo.

 

Cuando concluya la visita, te sugerimos que deis un paseo por esta localidad, llena de encanto e historia, hasta llegar a la tradicional Pastelería Iris, en donde podrás degustar uno de los dulces más típicos de la Semana Santa en el este de España: la Mona_de_Pascua, una mona es una torta que simboliza el fin de la Cuaresma y sus abstinencias, célebres por sus complicadas decoraciones y exquisito sabor.

 

Para dar una vuelta por Figueres y disfrutar de sus preciosas calles, el vestido Gomitas o el vestido Cincuenta son perfectos; las niñas irán correctamente vestidas, pero muy cómodas. Para los niños, prueba una combinación colorista de pantalón corto y camisa de tapete… estarán guapísimos.

 

 

¿Ya tienes plan para Semana Santa? ¿Con cuál de los que te proponemos te quedarías? ¿Cuál crees que es el must have de Athina para estas primeras vacaciones del año? Dejarnos un mensaje o un comentario en el blog o visita en nuestro muro de Facebook.

 

Muñecos de jengibre: las galletas navideñas

Esta semana, para preparar las fiestas navideñas en casa, te proponemos concinar con los niños una de las recetas más suculentas, divertidas y sencillas de los menús de estos días: ¡las galletas de jengibre!

 

Hombrecillos de jengibre: una tradición europea

Las galletas de jengibre, o “gingerbread”, tienen su origen en el pan de jengibre, casi tan antiguo como la historia occidental, y que se remonta a los antiguos griegos y egipcios, que lo consumían en ritos y ceremonias. A Europa llegó en el siglo XI, cuando los cruzados trajeron de Oriente Medio la receta, que se extendió rápidamente entre los paladares más pudientes; hasta que las especias dejaron de ser un lujo y se hicieron más asequibles.

El gingerbread es una tradición de origen europeo, con raíces en Oriente Medio, que ha calado profundamente en las costumbres de América del Norte.
El gingerbread es una tradición de origen europeo, con raíces en Oriente Medio, que ha calado profundamente en las costumbres de América del Norte.

La primera receta de pan de jengibre europea mezclaba almendras, pan rallado rancio (en el en  siglo XVI se sustituiría por harina), agua de rosas, azúcar y, naturalmente, jengibre; la pasta resultante se cocinaba en moldes de madera que, en general, representaban hechos y situaciones cotidianas, personajes famosos y figuras religiosas  de la época. Las galletas se decoraban con un glaseado blanco, que servía para resaltar los detalles en relieve. Varios siglos después se incorporan a la receta los huevos y el azúcar, lo que hace que el producto final sea más apetitoso. Se dice que fue la reina Isabel I la “creadora de las galletas de jengibre (o gingerbread people) con formas de personas, que ofrecía a sus invitados como una forma de agasajarles. Las ferias populares adoptaron la receta y la popularizaron; incluso, las galletas de jengibre desmigadas servían de condimento a la carne, especialmente si ésta se empezaba a descomponer.

La galleta o masa de jengibre tiene diversas versiones europeas (como pierniczki polaco, el pepparkakor escandinavo, las speculaas holandesas, el pain d’épices francés o el esponjoso lebkuchen alemán. Las casas de pan de jengibre, célebres por el cuento de los hermanos Grimm “Hansel y Gretel”, se extendieron en el gusto alemán, y fueron adoptadas, junto a los hombrecillos de pan de jengibre, por los colonos de América del Norte.

Galletas de jengibre: una receta fácil

Es importante que tengas en cuenta, cuando busques por Internet recetas para elaborar galletas de jengibre, que, especialmente en EEUU, hay dos tipos: las galletas comestibles y el gingerbread que se utiliza para hacer adornos navideños (y que conservan el olor de las especias típicas de este postre navideño, aunque no son comestibles).

Te dejamos (traducida al español) la receta tradicional del pan de jengibre disponible (en inglés) en AllRecipes.com. Los ingredientes son: dos tazas y un cuatro de harina de trigo, dos cucharaditas de jengibre en polvo, una cucharadita de bicarbonato de sodio; ¾ de cucharadita de canela en polvo, ½ cucharadita de clavo molido, ¼ de cucharadita de sal, ¾ de taza de margarina o mantequilla (a temperatura ambiente), una taza de azúcar blanco (y dos cucharadas extra para rebozar las galletas), un huevo, una cucharada de agua, y ¼ de taza de melaza.

Las casas de pan de jengibre, célebres por el cuento "Hansel y Gretel", son una apetitosa variación. La receta y los patrones están disponibles en simplyrecipes.com.
Las casas de pan de jengibre, célebres por el cuento "Hansel y Gretel", son una apetitosa variación. La receta y los patrones están disponibles en simplyrecipes.com.

Lo primero que debes hacer es precalentar el horno a 175 grados centígrados. Posteriormente debes mezclar y tamizar la harina, el jengibre, el bicarbonato, la canela, el clavo y la sal, y reservar esta mezcla. En un bol, mezcla la margarina y una taza de azúcar hasta que adquiera una textura cremosa; luego añade el huevo, y posteriormente el agua y melaza. Incorpora, poco a poco, a la crema resultante los ingredientes tamizados, y amasa hasta que todos los ingredientes queden perfectamente mezclados entre sí.

Pide a los niños que hagan bolas del tamaño de una nuez, que deberán recubrir con azúcar. Para hornearlas, puedes aplanar las bolas y hacer la forma de galletas (de más o menos un centímetro de espesor) o cortar la masa con moldes en forma de muñecos. Coloca las galletas en una bandeja de horno cubierta con papel encerado, y hornéalas durante 8 a 10 minutos en a 175 grados. Dejar enfriar en una rejilla aproximadamente cinco minutos. Guárdalas en una caja de galletas (preferiblemente, con cierre hermético), ¡que puedes decorar con los niños!

Para decorar las galletas, dibujarles ojos, boca y repasar los detalles de la vestimenta, te sugerimos el glaseado clásico, que puedes encontrar en la web ElGranChef.com. Invita a los pequeños de la casa a adornar las galletas con el glaseado, y seguro les entretendrás por horas.

Si prefieres consultar más recetas, te dejamos dos que nos encantan: la que está disponible en Pequerecetas.com, y la que podrás ver en FoodNetworks.com que, aunque está en inglés, te dará la oportunidad de practicar algunas palabras sencillas en este idioma con los niños!

Esperamos que este fin de semana disfrutes con tu familia y con los niños de una maravillosa Nochebuena y que la Navidad te traiga a ti y a los tuyos ¡mucha alegría y felicidad!

 

Cocinando con los niños: ¡Con las manos en la masa!

¡No hay mejor forma de aprender que divirtiéndose! Que los niños se alimenten de forma equilibrada y variada es una de las mayores preocupaciones de cualquier madre o padre, y la cocina es un aliado que nos hará más fácil esta tarea.

De la misma forma en la que tus hijos aprenden nuevas palabras, nuevos hábitos e incorporan nuevas rutinas, deben aprender a conocer los alimentos. Hace 100 ó 50 años, nuestros tatarabuelos, bisabuelos y abuelos estaban en contacto directo con los alimentos: asistían a matanzas, ayudaban en la cocina, recolectaban las cosechas, recogían huevos de los corrales… El cambio de una vida rural a entornos urbanos ha supuesto una ruptura, que nos ha separado de los alimentos en su estado natural.

Volver a conectar a los niños con los alimentos, en su estado natural, es el primer paso para que adquieran hábitos nutricionales saludables. Imagen en: La Pollopedia
Volver a conectar a los niños con los alimentos, en su estado natural, es el primer paso para que adquieran hábitos nutricionales saludables. Imagen en: La Pollopedia

Una anécdota que te contaremos resume a la perfección esta distancia entre los alimentos naturales y procesados: la hija de una amiga debía hacer un dibujo, para el cole, de un pollo; y garabateó en las hojas de su cuaderno la silueta de un suculento pollo asado humeante. No dibujó al animal, sino el alimento listo para ser ingerido.

la hora de introducir novedades en su dieta, de forma que involucrar a los pequeños de la casa en su preparación, reducirá sus incertidumbre y dudas, y les hará sentir más responsables y más autónomos, y más cerca de las actividades familiares.

Nuevas recetas, hábitos más saludables

Debemos recordar que los alimentos no son una forma de premiar o castigar una conducta, sino que son una forma de enseñar a los niños a adquirir hábitos y disciplina nutricional, que evitarán problemas como la alimentación compulsiva o poco saludable, la repetición de ingredientes o menús, el sobrepeso infantil, y las manías con la comida.

Un mercado es un mundo lleno de sensaciones, ¡y a tus hijos les encantará! Imagen: gungodung@flickr
Un mercado es un mundo lleno de sensaciones, ¡y a tus hijos les encantará! Imagen: gungodung@flickr

Involucrar a tus hijos en todo el proceso de preparación de una receta no implica sólo ponerse el delantal, sino enumerar los ingredientes de la receta, ir a la compra y organizar la cocina.

La visita a una gran superficie o a un tradicional mercado como los que podemos encontrar en cualquier ciudad española, nos da la oportunidad de presentar los alimentos a los niños, darles pautas sobre la frescura y el uso de ciertos alimentos, experimentar colores, olores y sabores, y familiarizarles con el aspecto natural de los alimentos.

Las recetas deben incluir un cierto patrón de juego, en el que mancharse, probar sabores y texturas, ensuciar y ver los resultados, son las reglas. Hay que reforzar la participación de los niños en la cocina, sin distinguir las tareas por roles, y siguiendo un itinerario claro: “vamos a cocinar pizza con estos ingredientes, vamos a utilizar estos utensilios, vamos a prepararlos y, finalmente, vamos a recoger”, y ser consistentes, para que se acostumbren a seguir estos pasos.

La edad y la autonomía de los pequeños nos permitirán saber qué tareas pueden asumir: felicitarles por el trabajo bien hecho les animará a experimentar con nuevos alimentos y a mejorar en los fogones. Para evitar situaciones de peligro, es mejor dejar a los niños los utensilios más inofensivos e irrompibles, y reservar los cuchillos, cristales y otros elementos para los mayores.

Si quieres experimentar durante los días festivos que se acercan, te recomendamos que visites PequeRecetas.com, en donde encontrarás muchos consejos para meterte en harina con los niños. En futuros posts, te propondremos actividades en la cocina, que podrás compartir con tus hijos, y que serán una excelente oportunidad para descubrirles no sólo el placer de la comida, sino para mostrarles que son capaces de asumir nuevas tareas y retos, ¡y que cada vez son más mayores!