Todas las entradas de: athina

La Navidad en España: ritos y tradiciones

Aunque en España hemos adoptado algunas manifestaciones navideñas de origen europeo, como el árbol de Navidad, muchas tradiciones, de origen medieval, siguen muy vivas en nuestro país, y han sido reinterpretadas también en otros países de influencia hispana, especialmente en América Latina.

Las cenas de Navidad y Fin de Año, y las comidas de Navidad y Año Nuevo son parte de un calendario familiar muy extendido a nivel mundial, aunque los manjares que se pueden degustar en España varían mucho de norte a sur. En regiones con tradición marinera, el pescado y los mariscos son los protagonistas, mientras que en el interior las aves (como el capón y el pavo) son el plato principal de los banquetes. Los postres típicamente españoles, como turrones, mazapanes, polvorones y mantecados, inspirados en la dulcería de origen árabe, ponen el broche final antes del brindis, con cava o sidra.

Tras la comida de Nochebuena, el 24 de diciembre, muchas familias ofrecen a los niños los regalos navideños y siguen acudiendo a las iglesias, a la Misa de Gallo, una homilía especial que se celebra la medianoche del 25 al 25 de diciembre, que conmemora el nacimiento de Jesús y recuerda que el primer animal que presenció el alumbramiento de Cristo fue un gallo.

El nacimiento o belén, de origen italiano, es una de las tradiciones más afianzadas en España.
El nacimiento o belén, de origen italiano, es una de las tradiciones más afianzadas en España.

Precisamente, la escena del nacimiento del redentor es uno de los elementos decorativos más típicos de España. También llamado pesebre o nacimiento, el Belén representa, a través de pequeñas figuras de arcilla o porcelana, el nacimiento de Jesús. En las casas, las familias procuran decorarlos con mimo y detalle, al igual que las escenas que pueden verse en las plazas de ciudades y pueblos, y en los escaparates de tiendas, centros comerciales y otros puntos de interés. La tradición del pesebre tiene su origen en el siglo XIII, cuando San Francisco de Asís instaló un pesebre dentro de una cueva, en la que luego se celebró la misa de Nochebuena en el año 1223; y tuvo tanto éxito que se adoptó como costumbre en toda Italia, desde donde la importó, en el siglo XVIII, el rey Carlos III, a España.

Los Reyes Magos de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar, protagonistas de muchos belenes son, además, los personajes centrales de la Navidad española. La Biblia, en el evangelio de San Mateo, menciona a tres Magos, que vinieron de Oriente, siguiendo una estrella que les guió hasta Belén, al establo donde se refugiaron María y José para traer al mundo a Jesús. Trajeron regalos (oro, incienso y mirra) al recién nacido, y desde ese momento, son los encargados de hacer felices a los niños en la mañana del 6 de enero.

La Cabalgata de Reyes es uno de los momentos grandes de las fiestas navideñas.
La Cabalgata de Reyes es uno de los momentos grandes de las fiestas navideñas.

El 5 de enero por la tarde, los Reyes Magos se pasean por las principales ciudades españolas en carrozas ricamente decoradas, repartiendo caramelos y preparándose para dejar los regalos a los niños durante esa noche. Para asegurarse de recibir sus regalos, los pequeños dejan sus zapatos en un lugar visible de la casa, acompañados de comida para los Reyes, sus pajes y sus camellos. Si los niños se han portado bien, recibirán aquello que pidieron en sus cartas a los Reyes; sino, descubrirán trozos de carbón dulce en sus zapatos. También ese día, como desayuno o como postre, se toma un bizcocho cubierto de frutas escarchadas y azúcar, con una sorpresa en su interior,  llamado Roscón de Reyes, que tiene sus raíces en costumbres paganas romanas, adaptadas a la tradición cristiana, y traída, desde Francia a España por Felipe V, como culminación de las fiestas de Navidad.

La Nochevieja (31 de diciembre) y Año Nuevo (1 de enero) marcan el final de un año y el comienzo de otro, y es una celebración menos familiar, más lúdica y más festiva, en la que se comparte con amigos, en fiestas privadas o multitudinarias, la llegada de un nuevo año. La tradición de tomar doce uvas con las campanadas a las doce de la medianoche, es única en todo el mundo, y se remonta a principios del siglo XX, cuando, en 1909, los cosechadores de uva tuvieron una gran producción y, para deshacerse del excedente inventaron el rito de tomar las uvas de la suerte en la última noche del año.

 

Otras tradiciones regionales: Cataluña, País Vasco, Galicia

En País Vasco, Cataluña, en la localidad de Algeciras y en la Comunidad Valenciana, los ritos y símbolos navideños se adaptan a las costumbres locales; y en muchos lugares tienen un denominador común: figuras paternales, bonachonas y graciosas, similares a Santa Claus, que traen regalos y viven en lugares apartados de los paisajes locales, como el Carbonero (Olentzero), el Apalpador gallego, el Cagá Tió catalán o leño de Navidad, o el Zangarrón de Zamora. Los juegos infantiles también tienen un significado navideño, y buscan llamar la atención de estos personajes o de los Reyes Magos para que les encuentren y les dejen los presentes que pidieron en sus cartas. En Cataluña, Papá Noel trae los regalos navideños a los niños mientras duermen, y en la mañana del 25 de diciembre, podrán abrirlos.

El Cagá Tió es una tradción catalana muy curiosa, en la que los niños apalean en la mañana de Naviidad esta suerte de piñata de leña para obtener las golosinas de su interior.
El Cagá Tió es una tradción catalana muy curiosa, en la que los niños apalean en la mañana de Naviidad esta suerte de piñata de leña para obtener las golosinas de su interior.

El contacto con la naturaleza está también tras otros ritos  locales, por ejemplo, en Galicia, como el tizón de Navidad, una costumbre de origen celta que ha derivado en el delicioso tronco de mazapán, que se toma como postre en la Nochebuena, tras dar buena cuenta de los mariscos y pescados como el besugo o el bacalao.

En el sur, los villancicos adquieren ritmos aflamencados, y son la banda sonora andaluza durante las Misas de Gallo locales, costumbre que comparte con el resto de España, y con muchos países de Latinoamérica, donde esta celebración religiosa sigue teniendo un gran protagonismo.

La Navidad es un reflejo del acervo cultural de cada país, y transmitirlo a tus hijos es un regalo maravilloso que conservarán entras entrañables tradiciones, de generación en generación, para el mayor disfrute de grandes y pequeños.

Muñecos de jengibre: las galletas navideñas

Esta semana, para preparar las fiestas navideñas en casa, te proponemos concinar con los niños una de las recetas más suculentas, divertidas y sencillas de los menús de estos días: ¡las galletas de jengibre!

 

Hombrecillos de jengibre: una tradición europea

Las galletas de jengibre, o «gingerbread», tienen su origen en el pan de jengibre, casi tan antiguo como la historia occidental, y que se remonta a los antiguos griegos y egipcios, que lo consumían en ritos y ceremonias. A Europa llegó en el siglo XI, cuando los cruzados trajeron de Oriente Medio la receta, que se extendió rápidamente entre los paladares más pudientes; hasta que las especias dejaron de ser un lujo y se hicieron más asequibles.

El gingerbread es una tradición de origen europeo, con raíces en Oriente Medio, que ha calado profundamente en las costumbres de América del Norte.
El gingerbread es una tradición de origen europeo, con raíces en Oriente Medio, que ha calado profundamente en las costumbres de América del Norte.

La primera receta de pan de jengibre europea mezclaba almendras, pan rallado rancio (en el en  siglo XVI se sustituiría por harina), agua de rosas, azúcar y, naturalmente, jengibre; la pasta resultante se cocinaba en moldes de madera que, en general, representaban hechos y situaciones cotidianas, personajes famosos y figuras religiosas  de la época. Las galletas se decoraban con un glaseado blanco, que servía para resaltar los detalles en relieve. Varios siglos después se incorporan a la receta los huevos y el azúcar, lo que hace que el producto final sea más apetitoso. Se dice que fue la reina Isabel I la «creadora de las galletas de jengibre (o gingerbread people) con formas de personas, que ofrecía a sus invitados como una forma de agasajarles. Las ferias populares adoptaron la receta y la popularizaron; incluso, las galletas de jengibre desmigadas servían de condimento a la carne, especialmente si ésta se empezaba a descomponer.

La galleta o masa de jengibre tiene diversas versiones europeas (como pierniczki polaco, el pepparkakor escandinavo, las speculaas holandesas, el pain d’épices francés o el esponjoso lebkuchen alemán. Las casas de pan de jengibre, célebres por el cuento de los hermanos Grimm «Hansel y Gretel», se extendieron en el gusto alemán, y fueron adoptadas, junto a los hombrecillos de pan de jengibre, por los colonos de América del Norte.

Galletas de jengibre: una receta fácil

Es importante que tengas en cuenta, cuando busques por Internet recetas para elaborar galletas de jengibre, que, especialmente en EEUU, hay dos tipos: las galletas comestibles y el gingerbread que se utiliza para hacer adornos navideños (y que conservan el olor de las especias típicas de este postre navideño, aunque no son comestibles).

Te dejamos (traducida al español) la receta tradicional del pan de jengibre disponible (en inglés) en AllRecipes.com. Los ingredientes son: dos tazas y un cuatro de harina de trigo, dos cucharaditas de jengibre en polvo, una cucharadita de bicarbonato de sodio; ¾ de cucharadita de canela en polvo, ½ cucharadita de clavo molido, ¼ de cucharadita de sal, ¾ de taza de margarina o mantequilla (a temperatura ambiente), una taza de azúcar blanco (y dos cucharadas extra para rebozar las galletas), un huevo, una cucharada de agua, y ¼ de taza de melaza.

Las casas de pan de jengibre, célebres por el cuento "Hansel y Gretel", son una apetitosa variación. La receta y los patrones están disponibles en simplyrecipes.com.
Las casas de pan de jengibre, célebres por el cuento "Hansel y Gretel", son una apetitosa variación. La receta y los patrones están disponibles en simplyrecipes.com.

Lo primero que debes hacer es precalentar el horno a 175 grados centígrados. Posteriormente debes mezclar y tamizar la harina, el jengibre, el bicarbonato, la canela, el clavo y la sal, y reservar esta mezcla. En un bol, mezcla la margarina y una taza de azúcar hasta que adquiera una textura cremosa; luego añade el huevo, y posteriormente el agua y melaza. Incorpora, poco a poco, a la crema resultante los ingredientes tamizados, y amasa hasta que todos los ingredientes queden perfectamente mezclados entre sí.

Pide a los niños que hagan bolas del tamaño de una nuez, que deberán recubrir con azúcar. Para hornearlas, puedes aplanar las bolas y hacer la forma de galletas (de más o menos un centímetro de espesor) o cortar la masa con moldes en forma de muñecos. Coloca las galletas en una bandeja de horno cubierta con papel encerado, y hornéalas durante 8 a 10 minutos en a 175 grados. Dejar enfriar en una rejilla aproximadamente cinco minutos. Guárdalas en una caja de galletas (preferiblemente, con cierre hermético), ¡que puedes decorar con los niños!

Para decorar las galletas, dibujarles ojos, boca y repasar los detalles de la vestimenta, te sugerimos el glaseado clásico, que puedes encontrar en la web ElGranChef.com. Invita a los pequeños de la casa a adornar las galletas con el glaseado, y seguro les entretendrás por horas.

Si prefieres consultar más recetas, te dejamos dos que nos encantan: la que está disponible en Pequerecetas.com, y la que podrás ver en FoodNetworks.com que, aunque está en inglés, te dará la oportunidad de practicar algunas palabras sencillas en este idioma con los niños!

Esperamos que este fin de semana disfrutes con tu familia y con los niños de una maravillosa Nochebuena y que la Navidad te traiga a ti y a los tuyos ¡mucha alegría y felicidad!

 

Un fin de semana de mercadillo navideño: Athina con la Fundación Aladina

El mercadillo solidario de la Fundación Aladina se celebró el pasado fin de semana en el Hotel Villamagna, de Madrid.
El mercadillo solidario de la Fundación Aladina se celebró el pasado fin de semana en el Hotel Villamagna, de Madrid.

En Athina, hemos tenido un fin de semana intenso, con mucho trabajo, pero realmente muy gratificante. El sábado 17 y el domingo 18 de diciembre participamos en el mercadillo benéfico anual de la Fundación Aladina, y ha sido maravilloso!

Nos hemos divertido, hemos conocido a algunos de nuestros clientes, y hemos pasado unas horas maravillosas junto a otras personas con las que compartimos valores y un objetivo: ayudar a los niños a sonreir cuando menos ganas tienen, mientras están recibiendo tratamiento médico.

En el puesto de Athina hemos recibido visitas y no hemos parado de vender!
En el puesto de Athina hemos recibido visitas y no hemos parado de vender!

Lo cierto es que la combinación de espíritu navideño, inspiración solidaria, ambiente familiar y derroche creativo hicieron de estos dos días una experiencia inolvidable.

En Athina es nuestra primera vez, y nos ha encantado!  Los niños han disfrutado con nuestro perchero a su medida, donde las prendas colgaban al alcance de su mano, y los padres han tenido la oportunidad de tocar toda la ropa: probar los vestidos, las camisas y los pantalones, sentir la magia de los diseños y disfrutar de las telas y del colorido de Athina.

El perchero a medida de los niños les ha dado la oportunidad de elegir su ropa, con ayuda de sus padres.
El perchero a medida de los niños ha tenido mucho éxito.

Para nosotros ha sido un descubrimiento, que nos ha permitido saber qué es lo que más les gusta, con qué ropa disfrutan más los pequeños, y hacia dónde debemos apuntar en próximas colecciones.

Agradecemos a la Fundación Aladina la oportunidad de pasar dos días colaborando con una causa en la que creemos y estrechando la mano de amigos de la firma, que sacaron tiempo de estos ajetreados días para contribuir a una buena causa.

Gracias a todos los que nos han visitado durante el fin de semana en el mercadillo!  Tomaremos buena nota de las sugerencias que nos habéis hecho!

 

 

Los superventas de Athina: Los vestidos Claudia y Mao, y las camisas

Las hijas de Helena, fundadora de Athina, lucieron los diseños y atendieron el puesto unos minutos.
Las hijas de Helena, fundadora de Athina, lucieron los diseños y atendieron el puesto unos minutos.

Las navidades se acercan, y las familias esperan que los niños, protagonistas indiscutibles de estas fiestas, están más guapos que nunca, sin renunciar a la comodidad y a la naturalidad. Bien vestidos, pero con libertad para jugar y moverse. Para nosotros, los vestidos Claudia y Mao , y la línea Jaretas es perfecta: sencillez, amplitud y un diseño original con detalles especiales que aportan personalidad al diseño.

Las niñas estarán preciosas en la cena de Navidad con cualquiera de estos looks.  Precisamente, los vestidos Claudia y Mao han sido las piezas para niñas más vendidas de todo el fin de semana.

Las camisas de niño han sido otro best-seller, en todos los colores disponibles, que también son muy versátiles, tanto para la Nochebuena como para la mañana de Navidad, con los pantalones de niño de Athina.

Los vestidos y las camisas para niños fueron los superventas de Athina del mercadillo  de la Fundación Aladina.
Los vestidos y las camisas para niños fueron los superventas de Athina del mercadillo de la Fundación Aladina.

Las blusas de niña también son una opción excelente para los compromisos familiares del 25 de diciembre: las camisas Cervantes o Canesú con los pantalones de niña neo-hippies son estupendos para sentarse delante del árbol de Navidad  abrir regalos y comer con los abuelos.

Hemos disfrutado mucho de la experiencia de conocer a padres y madres, abuelos y abuelas, con los que compartimos una visión sobre el mundo de la infancia, sobre cómo educar a los niños y como hacerles disfrutar de una infancia feliz, en contacto con la naturaleza, los juegos y otros niños. Este mercadillo nos ha dado ideas, nos ha inspirado, y nos ha insuflado de energías positivas. Sólo esperamos que la Fundación Aladina haya logrado sus objetivos y los resultados sean tan positivos como han sido para nosotros.

La colección de Athina: una guía de compras (parte 2)

Comodidad y versatilidad son las consignas para la ropa de niño de Athina
Comodidad y versatilidad son las consignas para la ropa de niño de Athina

La semana pasada empezamos a repasar la colección de Athina para ayudarte a decidir qué prendas y accesorios combinan mejor con el estilo de vida y las necesidades de tus pequeños. Continuamos hoy con la Guía de Compras de Athina, y nos centraremos en los básicos para niños y niñas, en piezas para ocasiones especiales, y en los complementos.

Para los niños, podéis elegir entre camisas clásicas o de cuello Mao, de tonos neutros, y tejidos de fácil cuidado; que combinan a la perfección con pantalones de pinzas de estilo chino en suaves colores. Las piezas son básicos muy versátiles, ya que las tonalidades y los cortes son compatibles con looks más desenfadados o más formales; y además son cómodas.

La camisa Canesú y los pantalones, básicos Athina para las niñas
La camisa Canesú y los pantalones, básicos Athina para las niñas

Si buscas ropa para tu niña, que pueda usar en el día a día, sin complicaciones, práctica aunque sin renunciar al estilo, Athina también ha cosido piezas que te sorprenderán porque logran un equilibrio entre comodidad y originalidad.

La camisa Canesú, perfecta para llevar con jerseys finos de cuello alto, es una prenda que se puede ajustarse con el lazo que se ata en la parte posterior, y que permite entallarla a gusto de tu niña, o dejarla con un corte más amplio.  

Los pantalones de niña, para los que se han elegido colores fáciles de combinar con todas las prendas de la colección y con otras piezas que ya formen parte del armario de tu hija, están disponibles en diversos tonos lavados, y su corte acampanado le da un aire retro hippie a todo el conjunto.

Vestido Mao y Pichi Fantasía: para una ocasión especial

Detalle del pichí Fantasía
Detalle del pichi Fantasía

Si tú y tu pequeña sois atrevidas y queréis probar un estilo diferente, Athina también ha creado piezas especiales, que podrás reservar para una ocasión especial.

Prueba el pichi Fantasía, confeccionado en chenilla con estampados originales y modernos, combina un canesú entallado con una falda de amplio vuelo, y detalles en una suave tela de pelo, que permitirá que tu niña corra y juegue libremente.

Si quieres probar con cortes poco habituales y con mucho estilo, elige el vestido Mao, que fusiona oriente y occidente; las mangas chinas y el cuello mao, con una falda amplia rematada con volante; que encontrarás en dos modelos, uno tonos ligeros y pasteles, y otro con un print en lunares de colores muy alegre.

La primera línea de complementos de Athina para niña
La primera línea de complementos de Athina para niña

Recuerda que Athina también ha diseñado bolsos y bandoleras, pulseras de vivos colores, diademas y adornos para el cabello, que pondrán la guinda al look de tu niña. Además, si quieres llevar la fantasía a los juegos cotidianos, muéstrales a tus hijos las preciosas muñecas de trapo de Athina, y verás como la magia puesta en ellas llega a su corazón.

La colección de Athina: una guía de compras (parte 1)


¿Te gusta toda la colección de Athina? ¿No sabes que debes poner en tu cesta de la compra? Pues te ayudaremos con esta guía de compra, dedicando las siguientes líneas a ver qué uso le puedes dar a cada pieza, y así sabrás si se adapta a tu estilo de vida y a la energía de tu princesita o de tu pequeño caballerito.

Los detalles de la blusa y el vestido Cervantes sugieren un aire medieval.
Los detalles de la blusa y el vestido Cervantes sugieren un aire medieval.

Si te gusta el estilo clásico con un punto juguetón, y buscas prendas versátiles con un toque bucólico, Athina te ofrece muchas opciones divertidas, románticas, pero elaboradas con mucho mimo.

Las blusas Provenza, de corte sencillo, es una prenda con aire romántico, perfecta para llevar con vaqueros, faldas o pantalones, que combina distintas telas en cada uno de sus detalles.

Con volantes y con un aire medieval, el vestido Cervantes es muy cómodo, perfecto para llevar con leotardos, en cualquiera de los cuatro colores disponibles -azul, beige, violeta y gris piedra-, que contrastarán con los dulces tonos de esta prenda, que también tiene una versión en blusa.

El vestido Claudia, un clásico reinventado, se caracteriza por su corte en evasé, y su combinación de distintas telas en diversas tonalidades, rosas suave, azul pálido o tostados.

El vestido Claudia, un clásico con un toque moderno, está disponible en varias tonalidades.
El vestido Claudia, un clásico con un toque moderno, está disponible en varias tonalidades.

En la misma línea, el vestido y la blusa Jarretas, es una delicada pieza que, sin renunciar a la comodidad, presta atención a detalles muy elaborados, en los finos plisados de la pechera, rematada con una botonadura de nácar.

Te gusta lo que ves… pues ¡no te pierdas nuestro post de la próxima semana, en el que seguiremos paseando contigo por la colección!

¡Verás lo que Athina propone para los niños de la casa, y los complementos para dar el toque final al look de tus niñas!